Día de Muertos ofrendas

Las ofrendas domésticas se colocan dentro de la casa en el altar familiar. De ellas los muertos absorben sólo el aroma. Tanto la ofrenda doméstica como la del panteón varían, según se trate de niños o a los adultos.

El día 1 de noviembre se coloca, para los difuntos: fruta, postres de calabaza, arroz con leche, tamales de dulce, calaveras de azúcar y dulces de almendra.

Se les pone también un vaso con agua y pan especial. Se enciende copal y se ponen flores, principalmente cempasúchil y sempiterna. Se encienden veladoras y ceras, una por cada difunto. A las ocho de la noche se arregla la ofrenda para los muertos grandes, pues ésa es la hora de su llegada. La ofrenda consiste en comida de gusto más condimentado: mole, tamales de salsa y otros guisados. Se coloca licor, tabaco, refrescos, cerveza o tequila, según haya sido la costumbre del muerto en vida

Día de muertos ofrendas: Altar

Fuera de la casa se ponen pétalos de cempasúchil regados por el suelo y velas encendidas para marcarles el camino.

Para facilitar su entrada se deja todo abierto. A la hora que se piensa que llegan los muertos, el jefe de familia les dirige la palabra explicándoles que se les recordó y como prueba de ello se les puso su ofrenda.

El jefe de familia el que dirige el ritual y su esposa la ejecuta. Ambos recuerdan a quienes se les debe ofrendar y a medida que arreglan el altar repiten el nombre del muerto.

dia-de-muertos-ofrendas

La secuencia del altar día de muertos.

  1. Primero las frutas.
  2. Pan.
  3. Veladoras o ceras.
  4. Copal y alimento.
  5. Las flores.
  6. Se agrega ofrenda para almas solas.
  7. Ofrendas para almas en purgatorio.
  8. Y una más por las ánimas que nadie recuerda.

En la instalación del altar de muertos están presentes los hijos, nueras, nietos y, si los hay, bisnietos, que ese día se reúnen en casa del padre de familia.

Una vez instalada la ofrenda, la familia cena. Se prepara para la ocasión un postre de tejocote, calabaza y piloncillo. Se come el pan de muerto y se bebe un ponche de guayabas y tejocotes, al que se le pone licor.

Retiro de la ofrenda.

El 3 de noviembre se retira la ofrenda. El día de muertos la familia se reúne para comérsela; si sobra, se reparte entre los miembros de la familia y asistentes para que se la lleven a sus casas.

Las velas se dejan prendidas por periodos cortos durante todo el mes, ya que noviembre está dedicado a las ánimas.

Durante este tiempo se reza todas las noches un rosario. La ofrenda del panteón se reparte entre los integrantes de dicho comité.

altar-de-dia-de-muertos-imagen